Noticias de la Clínica Podológica Ondara


¿Cómo cuidar los pies de cara al verano?

10 de junio de 2019



Con la llegada del verano y el calor empieza también un periodo delicado para los pies. Debido principalmente al cambio del tipo de calzado como a las nuevas condiciones climatológicas los pies pueden sufrir determinados problemas, por lo que deberíamos seguir algunas recomendaciones muy sencillas para evitarlos.



El calor y el sudor 
  • Lavar diariamente los pies con un jabón de PH neutro, y realizar siempre un exhaustivo secado en particular entre los dedos.
  • Utilizar los productos recomendados por el podólogo para las alteraciones de la sudoración.
  • Es aconsejable el uso de medias y calcetines de algodón o hilo (fibras naturales), ya que son los materiales más transpirables.
El sol
  • Poner crema protectora en los pies para evitar quemaduras solares.
  • Evitar calzados oscuros cuando se tenga que estar expuesto al sol durante un periodo largo de tiempo, ya que absorben más radiaciones solares y concentran el calor.
  • El sol, el agua, el cloro y el zapato destalonado son algunos factores que provocan la sequedad de los pies e incluso la formación de grietas, se deben utilizar cremas hidratantes de forma diaria.
El calzado
  • Usar un calzado cómodo, de material transpirable y suave, amplio, preferentemente con sujeción en la parte posterior y con una suela amortiguadora a la par que flexible.
  • A la hora de utilizar el calzado del año anterior es importante, si es de piel, darle una capa de crema por dentro para que los forros que se han quedado duros y secos no agredan al pie, además de usarlo en casa antes de salir a andar con ellos.
Contagios e infecciones
  • La utilización de chanclas o zapatillas a la hora de acudir a piscinas o duchas públicas es importante, ya que evita en muchas ocasiones el contagio por hongos, papilomas e infecciones.
  • Tus toallas y calzados han de ser únicamente utilizados por ti, no se deben compartir para evitar posibles contagios.
  • El Pie de Atleta, otro de los problemas típicos en verano, es una infección por hongos debida a una sudoración extrema y humedad concentrada en los pies.
  • Prestar atención a las lesiones entre los dedos, durezas, grietas, ampollas, zonas con cambios de coloración, heridas, y uñas encarnadas. Acudir al podólogo siempre que lo considere necesario.