Noticias de la Clínica Podológica Ondara


Los problemas de los pies en verano

21 de junio de 2013


El Ilustre Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana (ICOPCV) ha advertido que el 'Pie de Atleta' y las verrugas plantares son los principales problemas de los pies en verano, según ha indicado la institución en un comunicado.

Los expertos recomiendan cuidar especialmente los pies en los meses estivales porque están más expuesto, además de acudir a un profesional en caso de detectar alguna anomalía como rugosidades en las uñas, escozor o descamaciones de la piel.
Lo fundamental para no tener este tipo de patologías es utilizar chanclas en los lugares de baño públicos, no compartir toallas ni calzado y secar bien los pies. El verano y el calor suponen un periodo delicado para los pies, por lo que requieren especial atención para cuidarlos adecuadamente.
Los factores que pueden provocar problemas son las nuevas condiciones climatológicas, el cambio del tipo de calzado, pasar de un zapato cerrado a uno abierto o prescindir de calcetines o medias. Desde el Icopcv se ha advertido de que el Pie de Atleta y los papilomavirus (verrugas plantares) son dos de las afecciones más comunes en los meses de verano.
El primero supone una infección por hongos debida a una sudoración extrema y humedad concentrada en los pies por el calor, que debe ser tratado con antimicóticos. En el caso de las verrugas, los contagios son frecuentes en zonas calientes y húmedas como piscinas o saunas.




Además, otros problemas habituales en la época estival son las rozaduras y ampollas provocadas por la fricción de la piel desnuda contra el nuevo zapato o sandalia y pueden llegar a provocar una herida. Para evitarlas se recomienda utilizar un calzado cómodo, transpirable y flexible. En caso de que aparecieran laceraciones es necesario desinfectarlas y, en el caso de las ampollas, atravesarlas con un alfiler para evacuar el líquido para posteriormente proceder a su desinfección.
Otro de los problemas es el exceso de sudoración que, en algunos casos extremos, puede provocar grietas interdigitales. En estos casos puede ser recomendable la utilización de productos reguladores de la transpiración.
Durante esta época del año, el hecho de llevar los pies al aire y la elevada temperatura, provocan una mayor sequedad de la piel. Ésta se manifiesta sobre todo en la zona de los talones, cuyos bordes aparecen blanquecinos debido a la falta de hidratación y acumulación de hiperqueratosis (dureza de la piel). Para evitar esto es recomendable utilizar una lima o piedra pómez en las zonas rugosas un par de veces por semana e hidratar correctamente la piel preferiblemente por la noche para evitar aumentar la sudoración durante el día.


Artículo en periódico Levante