Noticias de la Clínica Podológica Ondara


Consejos para el cuidado de los pies de los esquiadores

9 de febrero de 2016



Estamos en invierno y con él en plena temporada en la que los amantes del esquí podemos disfrutar de este deporte.

 

 Para practicar el esquí  se requiere un material muy concreto. En los pies, las botas de esquí son un material muy rígido que si no se tiene cuidado puede provocar problemas.
En este artículo se ofrecen una serie de consejos para evitar problemas en los pies durante la práctica del esquí.

La primera recomendación para el cuidado de los pies de un esquiador es comprar unas botas con una talla correcta, que se adapte perfectamente al pie, que no sobre espacio ni que el pie esté muy apretado. Es importante este punto porque muchas de las molestias o lesiones que podemos sufrir en los pies durante la práctica de este deporte están relacionadas con una mala elección del calzado. Es importante que el pie esté bien ajustado a la bota, que no “baile” el pie dentro de ella. De esta forma evitaremos rozaduras que podrían inhabilitarnos para seguir esquiando.

Es importante también llevar un calcetín específico para la práctica del esquí. Durante la práctica suele entrar nieve dentro de la bota que al poco tiempo se convertirá en agua. Un buen calcetín para esquiar nos aislará lo máximo posible de esa humedad que, unida a la posición del pie, puede llegar a provocarnos adormecimiento en los dedos.
Si vas a estar todo el día esquiando te recomiendo que lleves dos pares de calcetines para poder cambiarlo a mitad de jornada. De esta forma evitaremos el mantener la humedad en el pie durante todo el día con el riesgo de infecciones por hongos que ello conlleva.

Otra de las lesiones que podemos sufrir durante la práctica del esquí es una sobrecarga. El pie durante el ejercicio está situado en una posición como si estuviéramos de puntillas esto puede derivar en calambres en los dedos o en los gemelos. En algunos casos estos calambres o sobrecargas están motivados por un mal apoyo de los pies. Si esto te sucede con mucha frecuencia puedes acudir al podólogo que mediante unas plantillas te ayudará a corregir la posición para adaptarla a tus necesidades para esquiar.

Basado en info del ICOPOCV 

Adaptando unas plantillas a las botas de esquí